El pastor narcisista

Narcisismo en el púlpito Desenmascarando el narcisismo espiritual en el liderazgo cristiano

El narcisismo es uno de los vicios únicos de la humanidad y tiene implicaciones de gran alcance para la iglesia.
El trastorno narcisista de la personalidad (NPD) ha existido desde tiempos inmemoriales, pero ha alcanzado proporciones epidémicas en los púlpitos actuales.
¿Qué es el narcisismo espiritual?
¿Cómo afecta el liderazgo cristiano y las comunidades a las que sirven?

El pastor narcisista


El narcisismo espiritual es una práctica impulsada por el ego que impulsa activamente a los individuos a reforzar su superioridad espiritual sobre los demás.
Este vicio se basa en la falsa suposición de que los niveles más altos de desarrollo espiritual están directamente relacionados con la santidad.
El ego del narcisista utiliza todo lo que tiene a su disposición para reforzar su propia especialidad y grandeza.
Los predicadores egocéntricos se esfuerzan desde el púlpito por parecer más santos que su congregación, simplemente porque han estudiado teología.
Una actitud más santa que tú se caracteriza por un aire de superioridad.
Los líderes que adoptan esta actitud creen que son moral y espiritualmente superiores a su congregación.
Solo, Dios es más santo que tú.
¿Cómo se expone el narcisismo en el liderazgo cristiano?
El narcisismo en el púlpito toma muchas formas.
Si los líderes de la iglesia no son humildes por naturaleza, su crecimiento espiritual y su éxito estarán en riesgo.
Comprender las tendencias narcisistas de los líderes cristianos puede ayudar a las iglesias y a los creyentes a protegerse y acercarse a Dios.
Aquí hay cinco síntomas de narcisismo espiritual en el liderazgo de la iglesia.

1. Manipuladores y explotadores

Los narcisistas utilizan todos los trucos del libro para manipular y confundir.
Algunos líderes cristianos se presentan ante el público como humildes y fieles.
Pero trabajan detrás de escena para dividir comunidades y crear seguidores parecidos a una secta.
Apuñalan sin piedad por la espalda a los líderes que amenazan sus políticas materialistas.
Los predicadores narcisistas en el púlpito son grandes oradores motivacionales.
Sin embargo, están más centrados en aumentar su estatus e impresionar a las masas que en enseñar las enseñanzas de Dios.
Manipulan a la iglesia citando erróneamente la Biblia, glorificando el ministerio y aprovechando las oportunidades para su beneficio.
Tenga cuidado con los predicadores que habitualmente se comparan con figuras del Antiguo Testamento como Moisés, David y Josué.
Esta tendencia no sirve a Dios ni ayuda a que la iglesia se acerque más a Dios.
Sólo glorifica al narcisista y su servicio.
Algunos líderes cristianos narcisistas hacen un mal uso de la Biblia para desviar las críticas o disciplinar a sus críticos.
1 Juan 2:-27 dice: “Todos los miembros son ungidos”, pero los narcisistas del púlpito distorsionan su predicación para que la congregación se vea a sí mismos como los únicos de Dios en la iglesia.
Trátenlos como siervos ungidos.
Y utilizan esta posición para promover sus intereses y protegerse de las críticas.
Manipulan a la iglesia haciéndole creer que Dios está de su lado y que cualquiera que cuestione sus decisiones o su liderazgo sólo está en su contra.
En la Biblia, Israel desagradó a Dios al discutir con Moisés.
Los narcisistas en el púlpito abusan de esta frase para difundir la falsa idea de que quienes los critican desagradan a Dios.

2. Excesiva independencia y búsqueda de atención

Los líderes narcisistas de la iglesia tienen un sentido poco saludable de independencia.
Debido a su naturaleza egocéntrica, centran las conversaciones en ellos mismos.
Jesús hizo todo por sus discípulos.
En Juan 14:12, Jesús prometió enviar el Espíritu para ayudar a sus seguidores a difundir el evangelio.
Por el contrario, los líderes cristianos narcisistas quieren hacer todo el trabajo ellos mismos.
No son adictos al trabajo, pero quieren tener el control de todo.
Los narcisistas en el púlpito centran su predicación en sus propios éxitos y esfuerzos.
Siempre aparecen como los protagonistas de la historia, y en las iglesias pequeñas la congregación sabe más del predicador que del evangelio que predica.
Los líderes narcisistas no entienden que su papel en la iglesia es difundir el mensaje de Dios y guiar a los discípulos.
Sólo se centran en ganar elogios y seguidores para satisfacer su deseo de atención.

3. Falta de empatía y compasión

Los líderes cristianos consuelan a los afligidos y heridos, animan a los desanimados y guían a los perdidos y a los justos.
Como Jesús, luchan por los débiles y oprimidos.
Estos importantes roles requieren empatía y compasión.
Desafortunadamente, los narcisistas no pueden sentir empatía por los demás.
Los líderes de la iglesia que no pueden empatizar con los demás no tienen la capacidad ni las habilidades psicológicas para consolar, guiar y motivar a sus congregaciones.
Algunos líderes narcisistas ven la desgracia de los demás como una oportunidad para avanzar en sus propios objetivos.
Por ejemplo, los predicadores utilizan los funerales para criticar y desacreditar a otras iglesias y para promover su propio ministerio.
Este enfoque carece de compasión por los afligidos y no sirve a Dios.
Sólo ayuda al predicador a ganar más seguidores y expandir su ministerio.
La incapacidad de construir relaciones con otras iglesias y líderes cristianos socava la obra de Dios.

4. Favoritismo

Los líderes narcisistas de iglesias pequeñas típicamente ven a la congregación como sus compinches.
Esperan lealtad de todos los miembros.
Un séquito es una especie de culto que se forma para promover los objetivos de un líder.
Protege y defiende al líder y admira el ego del narcisista.
Imaginemos un político con guardaespaldas, activistas y fervientes partidarios.
Los líderes narcisistas de grandes iglesias seleccionan a sus participantes favoritos para unirse a su círculo íntimo.
Minimizan o evitan el contacto con otros miembros de la iglesia que critican su liderazgo o no promueven sus metas individualistas.
Aquellos fuera del círculo interno deben pasar por el área para encontrarse con el pastor en persona.
Este enfoque contradice las enseñanzas enseñadas por la vida de Jesus.
Parece que el narcisista no entendió el mensaje.
Jesús tuvo 12 discípulos, pero dio la bienvenida a los niños pequeños, a los mendigos ciegos y a todos los que venían con fe.
A diferencia de los líderes narcisistas que se esconden detrás de sus compinches, Jesus era accesible y accesible a todos.

5. Defensivo e intransigente

Los narcisistas tienden a defender cada decisión que toman, ya sea correcta o incorrecta.
Son los líderes de la iglesia, pero los fracasos de la iglesia nunca son culpa suya.
Se apresuran a culpar a los demás por sus errores.
Oseas 4: 4 dice: “No culpen ni culpen”, y este versículo advierte a los sacerdotes que no culpen.
La mayoría de los narcisistas nunca se disculpan por sus errores.
Cualquier excusa que ofrezcan es falsa o está diseñada para manipular o proteger sus intereses.
Cuando sus malas acciones quedan al descubierto, los predicadores narcisistas pueden actuar como víctimas en el púlpito, centrando sus sermones en los personajes bíblicos injustamente acusados ​​y oprimidos.
Consideran a cualquiera que no esté de acuerdo con ellos como su enemigo y trabajan entre bastidores para desacreditarlos.
Esta actitud hacia la vida significa esencialmente que al líder le falta un punto de inflexión en el camino espiritual.
Los líderes cristianos fieles nunca insultarán ni degradarán a nadie bajo ninguna circunstancia.
A diferencia de los narcisistas, siempre asumen la responsabilidad y se disculpan por sus errores.

Conclusión

El narcisismo en el púlpito tiene efectos negativos y de largo alcance en la iglesia y los creyentes.
Los narcisistas espirituales son manipuladores, explotadores, buscadores de atención y demasiado defensivos.
También muestran favoritismo y carecen de empatía y compasión.
Concéntrese en estas características para exponer y eliminar a los líderes narcisistas de la iglesia y acercar su iglesia a Dios.
El narcisismo espiritual no tiene lugar en los líderes o púlpitos cristianos.

Desenmascarando el abuso narcisista a través de la sabiduría bíblica
Translate »